Nuestra Historia

Nuestro Mercado Municipal Curicano, tiene una larga historia: al fundarse la ciudad de Curicó en su actual planta en 1747, se estableció la Plaza como sitio para la venta de artículos y productos agrícolas, alimenticios y artesanales lo que se denominó «Plaza de Abastos». Luego en plena era Colonial, estas actividades se trasladaron a un solar en las esquinas de las actuales calles Estado y Manuel Rodriguez, lugar al cual se le llamó «La Recova», sitio en el cual hoy funciona la escuela Palestina.

A mediados del siglo XIX, las autoridades estimaron que La Recova se hacia estrecha e incomoda y resolvieron construir un mercado, en los solares vacíos que existían entre las calles Manuel Montt, Camilo Henríquez, Peña y Manuel Rodríguez. Se ocuparon los solares sur, en este perímetro, allegados a calle Manuel Montt.

Las obras estuvieron a cargo de Mateo Dorent y fueron concluidas en 1863. Nuestro Mercado lleva 140 años en éste sitio. La calle que fue trazada entre el mercado y los solares contiguos a la avenida de Camilo Henríquez fue bautizada con el nombre del constructor: calle Mateo Dorent, que lo mantuvo hasta el año 1943 cuándo se le bautizó como calle Mónica Donoso, en homenaje a la dama que, junto con otros próceres, donaron tierras para la fundación de la Villa San José de Curicó. En la década de los 40, la municipalidad logró un empréstito para remodelar y techar el mercado. la inauguración de estos importantes trabajos se hizo el 17 de Diciembre de 1945, bajo la administración del alcalde Humberto Bolados Ritter. Se hizo una gran fiesta con este motivo. A ella concurrieron todas las autoridades, entre ellas el intendente Don Vicente Acuña; El Senador por Curicó, Talca y Linares Manuel Ulises Corre; Los diputados Luis Cabrera y Raúl Juliet. Invitados especiales fueron el Ministros de Educación don Juan Iribarren y el embajador de Brasil don Manuel Souza, que habían venido a la ciudad a solemnizar la denominación de «República de Brasil» que se le daba a la escuela superior de niñas Nº4 de Curicó.

El Mercado siguió prestando invaluables servicios a la ciudad y visitantes. Una multiplicidad de negocios funcionaron él. Restaurantes en su interior y en los dos frontis exteriores, en los altos otros de mucha fama. 

Información sacada de Revista Curicó